Manuela llega a la conclusión de que todas las historias basadas en besos son super apestosas. Solamente para disfrutar en privado.