En un mundo con justicia, nuestra memoria recordaría a quien nos saluda. Aunque puede que no sea necesario. Tal vez, si el mundo fuera justo, sólo tendríamos reencuentros significativos.

Play