Y así es que en la sección de Lo que estoy leyendo, nos encanta presentar libros increíbles y Rojo Floyd  es uno de ellos.

Escrito por Michele Mari, de Milán Italia, que nos envuelve con su narración atrapante y fantástica, sumergida en la historia de una de las bandas más grandes del Rock, Pink Floyd.

Pertenece al género de la biografía novelada, ficción agarrada a la realidad, resultado de una rigurosa investigación sobre los personajes. Entre ellos existen testimonios reales o imaginarios, vivos y muertos, parientes y amigos. De esa manera, se forma como una una especie de diálogo que página a página construye la historia de esta mítica banda. Un enjambre de voces que diversifican la historia.9789871739479

Syd es la figura mística que recorre todas las páginas del libro, sin embargo es el único que no tiene voz en todo el relato. Aún así él habla a través de los que hablan de él.

El autor recomienda su lectura con “The Wall” de fondo. Y para probar los dejamos con uno de nuestros fragmentos preferidos:

“Al final me prometió que me regalaría un taxi nuevo, así que fui. Lo lleve hasta un dock en Southend: ahí dentro estaba Dave esperándonos, junto a una mesita redonda. Salvo por la llamita de una vela estaba todo oscuro, pero sobre la mesita reconocí la vieja Telecaster blanca toda rayada.

-Eh, pero esa es la guitarra de Syd -dije- ¿cómo la consiguieron?

-No te preocupes, quédate afuera y cuida que no venga nadie.

Entonces bajaron la persiana y se quedaron dentro por más de una hora. Cuando salieron tenían una expresión… una expresión…¡oh basta! Solo se que no paraban de mirarse a los ojos, Dave entre extasiado y confuso, y mi hermano con el aire satisfecho de quien dice: “te lo dije ¿no?”

Seis, siete meses después salgo de casa y veo estacionado delante de la verja mi taxi, recién salido del horno. La placa era AHM 146: extraño, porque a menos que pagaras por una matrícula personalizada, en aquella época te tocaban siglas como RTO, RWE, RZY, así que ni bien le puedo dar las gracias a mi hermano le pregunto por la placa.

-Atom Heart Mother, ¿sabes? ¿Qué crees que fuimos a buscar aquella noche?”

Testimonio: Duncan Waters, taxista y hermano mayor de Roger.