A Manuela no le interesan ni las caras ni las vidas de sus vecinos. Siente que desde sus balcones la vigilan; que observan sus movimientos. Acarician a sus perros. Se persigue pensando que la controlan si corta el pasto, o si limpia su casa.

Play