Jamón Jamón (1992) es una comedia sexual con rasgos satíricos dirigida por Bigas Luna, un director catalán que ya no está en el planeta tierra pero que dejó unos 20 largometrajes para que podamos conocer sus osadas motivaciones. La película que hace referencia a las patas traseras del cerdo tiene como protagonistas a Penélope Cruz y Javier Bardem – muy jóvenes y bellos-, y fue la obra que les dio popularidad internacional a estos actores.

 

José Luis (Jordi Mollà) es novio de Silvia (Penélope Cruz), que trabaja en una fábrica de ropa interior masculina cuyos dueños son sus futuros suegros. La madre de José Luis (Stefania Sandrelli), se opone a esa relación y contrata a Raúl (Javier Bardem), para que seduzca a la joven. Raúl se enamora de Silvia, ésta descubre que todo fue planeado por la madre de su novio y con eso ya es suficiente para que todo se empiece a descontrolar.

Por momentos, impredecible, por otros, grotesca y erótica; Jamón Jamón está muy bien lograda, ya que entrelaza las historias comunes de seis personajes y sí o sí querés saber qué pasa con todos ellos.

Bigas Luna

Otra comedia de Bigas fue La teta y la Luna (1994), donde Teté, un niño de 9 años se indigna porque tiene un hermano bebé a quien su mamá da de mamar, frustrado además por no lograr subir a la cima del Castell (un castillo humano tradicional en muchos lugares de España), emprende la búsqueda de una teta para él.

Así se cruza con Estrellita, una bailarina francesa que llegó al pueblo con el circo, con la que se obsesiona hasta conseguir probar de sus pechos.

Bizarra al mango y con un relato en off del niño (que llega a cansar), claramente no es de lo mejor de Bigas Luna pero no deja de ser fiel a su estilo, con varias escenas extrañas y locas que pueden resultar cómicas o repulsivas.

En resumen, Bigas Luna fue un realizador atípico. Proveniente del interiorismo y del diseño industrial, estuvo siempre a la vanguardia animándose a transgredir desde el erotismo, la estética kitsch y su confesa pasión por la comida; todas estas cualidades ligadas a la etapa en la que comenzó a dedicarse al cine, “el destape”, fenómeno cinematográfico de la Transición Española posfranquista. Sin dudas fue un hombre que disfrutaba a pleno sus placeres y que usó el cine para reflejar, sin tapujos, su visión del mundo. Anímate a “eshcudriñarlo”, tío.